Lavanda

 

Características:

Planta vivaz mediterránea, de hasta 1 m de altura aproximadamente. Sus hojas son opuestas, presentan una forma afilada, de color verde plateado y son más estrechas que las del espliego. Sus flores son de tonalidades malvas-azules, visibles en verano. Es una planta melífera, atrae a las abejas. Para su óptimo desarrollo deben eliminarse las flores marchitas y los tallos secos en el mes de octubre.

 

Cultivo:

La época habitual de siembra es en primavera, de abril hasta finales de mayo, cuando la tierra toma cierta temperatura. Se multiplican por semillas, por esquejes a finales de verano o por enraizado y acodo.
Las flores de lavanda se suelen cosechar a partir del segundo año de cultivo para extraer la esencia y destilar el perfume. La recolección se realiza a finales de julio o principios de agosto. Para que arraigue bien necesita regarse copiosamente durante varias semanas después de su plantación. No obstante, es una especie xerófila, es decir, soporta bien la sequía.

Clima mediterráneo semiárido, con fuerte exposición solar. Soporta bien las heladas y las precipitaciones elevadas. Preferiblemente suelos calcáreos, pobres en humus, pedregosos y poco húmedos.


Propiedades sanadoras:

Poseen propiedades relajantes. La forma habitual de uso consiste en forma de sales de baño de lavanda. El aceite esencial de lavanda es muy valioso por sus características. Este se puede obtener artesanalmente macerando aceite de oliva con flores de lavanda fresca y exponiendo la mezcla al sol. Este aceite es de aplicación en dolores reumáticos, de cabeza y de pies. Adicionalmente, la lavanda tiene propiedades antivíricas, antibacterianas y bacteriostáticas que ayudan en el tratamiento de enfermedades respiratorias.

Se suele utilizar en forma de infusión, añadiendo una cucharada de flores secas por vaso de agua. Esta infusión puede aplicarse de forma externa para combatir dolores lumbares, tortícolis y como desinfectante/cicatrizante de heridas y diversas enfermedades de la piel. Su uso de forma interna puede
aliviar la bronquitis y resfriados en general. La realización de gárgaras con infusión de lavanda puede paliar los síntomas de la faringitis o las anginas. La infusión de lavanda puede ayudarnos también en trastornos del sueño, ansiedad, nerviosismo estomacal y mareos en los viajes.

 

Usos: 1,5gr - 3gr por infusión, 3 al día.

 

Contraindicaciones: Embarazo.

 

Aplicaciones culinarias:

Las hojas y las flores se utilizan para dar sabor a potajes, ensaladas, mermeladas, postres de frutas y gelatinas. También en la aromatización de algunos aceites, vinagres y té. Se puede combinar con ajos, tomillo, pimienta y laurel. En platos de pescado se suele mezclar con chalota y perejil.


Usos cosmeticos:

En perfumería se emplea su destilado para la producción de jabones, perfumes, agua de colonia, desodorantes, aceites, esencias